Nos hemos multiplicado demasiado

21 11 2009

Nos hemos multiplicado demasiado. Salir de casa ahora ya no es lo mismo que hacerlo en la Edad Media. No porque ahora no llevemos espada sino teléfono móvil; no porque en vez de montar a caballo viajemos en autobús; no, no me refiero a los evidentes cambios que han sufrido la técnica, la estética, el medio ambiente y todo en general. Me refiero al ámbito más propiamente humano.

Salir de casa en la Edad Media y cabalgar por los campos de trigo de aldea en aldea sin encontrarse con nadie debía ser una pasada. Ahora eso ya no puede hacerse, porque siempre tendrás que tener cuidado de no entrar en terrenos privados cultivados, de no caer en una acequia o de no topar de frente con un póster eléctrico.

El planeta se está llenando demasiado de gente. Me gustaría saber cuantas miles de toneladas pesa ahora la Tierra más que hace quinientos años, sería un dato curioso. De momento tenemos la certeza de que soporta el peso, pero no se si soportará las grandes masas acumulatorias de zonas como Tokio o regiones de la India. Es cierto que hay otras áreas casi despobladas, pero eso no es consuelo.

No quiero entrar ahora en otros trastornos que venimos cometiendo desde hace tiempo y que ahora parece que se quieren solucionar de forma inmediata, como el archi nombrado cambio climático, el deshielo de los polos, el aumento de las personas que pasan hambre o los niños que mueren por minuto. Me referiré sólo a la ingente cantidad de personas que pueblan las calles, por ejemplo, de ciudades como Madrid, Londres, Dublín, Nueva York o la ya citada ciudad de Tokio.

Desde luego debe ser más placentero y apacible pasear ahora por ellas que en el siglo XVII, con las aceras llenas de barro y excrementos de caballo, olor a putrefacción por doquier y una salubridad más que cuestionable. Pero aún así, aún con esos datos, me gustaría pasear por las calles del barrio de Mont-Matre de París con sombrero de copa viendo pasar los coches de caballos cargados de ilustres condesas, pintores y escritores de la época y, descalzos entre el barro, los aldeanos cargados con cestos de comida. Se respiraba mejor, estoy seguro. Quizás aire maloliente y fétido, pero al menos se respiraba, el verde era más habitual en las ciudades y siempre cabía la posibilidad de, con unos cuantos pasos, salir al exterior de la ciudad, al campo.

Pero hoy ya no es así: desde la plaza mayor de cualquier gran ciudad española, alcanzar un descampado de árboles y animales en plena naturaleza, sin ningún tipo de contaminación humana, se hace tarea imposible. Llegar al campo supone dejar atrás las calles empedradas del centro, las avenidas de ancianas con el carro, bebés berreando, punkis, góticos, frikis, borrachos, jóvenes, adolescentes, empollones, pervertidos, drogadictos…; dejar atrás barrios y barrios hasta llegar a polígonos industriales con calles interminables que dan a parar a la vía de un tren. Y al otro lado de los raíles, la central eléctrica, los cables de la luz, zonas restringidas y peligrosas, zanjas… Al final del todo, campos de cultivo en propiedad privada, bosques propiedad de los cuarteles militares abandonados… y así un largo etcétera. Cuando parece que sales a pleno cielo azul lejos de aquella plaza mayor, te topas casi ya con la plaza mayor de un pueblo cercano a la ciudad.

Todo está invadido por nosotros, y la naturaleza nos va cediendo terreno. Creo que ha sido ya demasiado generosa, y el día en que se harte de ceder, que no debe estar lejos, a ver donde nos escondemos, porque cuando la naturaleza se pone brava, los humanos somos sólo pequeñas piedras en el camino con las que acaba a su paso de una sola patada. ¡Sálvese quien pueda!

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: